rejuvenecer la mirada

Con el tiempo, el cansancio, el estrés y el estilo de vida, la fina piel de los párpados puede volverse más laxa y provocar un exceso de piel que entorpece la visión y confiere al rostro una expresión más envejecida. La blefaroplastia superior es una intervención que corrige el exceso de piel y grasa de los párpados superiores y reafirma el surco del párpado, despejando la mirada y dando una imagen rejuvenecida y descansada.

Esta intervención se realiza habitualmente bajo anestesia local, con el paciente despierto, y de forma ambulatoria, sin necesitar ingreso hospitalario. La intervención elimina el exceso de piel y grasa de los párpados superiores dejando una cicatriz que va camuflada en el pliegue del párpado. De esta manera, no va a ser visible al estar situada en un surco natural.

Los resultados son inmediatos, aunque durante la primera o segunda semana puede existir hinchazón o algún hematoma debido al proceso de cicatrización normal, que se pueden disimular mediante maquillaje. A los dos meses se suelen ver ya resultados definitivos.

Aunque suele ser una intervención agradecida y de resultados rápidos y satisfactorios, es necesario que su cirujano plástico le examine preoperatoriamente para detectar situaciones que puedan ocasionar problemas en el postoperatorio, como ojo seco, infecciones activas, debilidad en la apertura ocular…

Si desea hacerse una blefaroplastia superior, no dude en solicitar una primera consulta para valorar su caso.